viernes, 7 de mayo de 2010

CONSTITUCIONALISMO EN CATALUÑA

Con ese titulo de "Constitucionalismo en Cataluña", incluiré articulos relacionados con esta cuestión, que considere relevantes para su divulgación y conocimiento por los ciudadanos de España.

Articulo publicado por José Domingo.

CATALUNYA
LA VOZ POLÍTICA / JOSÉ DOMINGO
Contradiciendo su primera declaración, CiU, PSC, ICV-EUiA y ERC han aprobado una resolución, temeraria y estrambótica, en la que se suplanta al constituyente de manera insensata y se proclama, unilateralmente y arrogándose el papel de última instancia, la constitucionalidad del Estatut

Pánico al constitucional

La constitucionalidad del Estatuto proclama, unilateralmente y arrogándose el papel de última instancia, la constitucionalidad de la norma. Lo más grave de la resolución es que mancilla el Estado de Derecho al declarar que el Tribunal Constitucional es incompetente porque el Parlamento ha constatado (¿cómo?) que el órgano jurisdiccional «no está en condiciones de ejercer las tareas que constitucionalmente tiene asignadas».

¿Qué ha cambiado desde noviembre del 2006 a abril de 2010 para que el Parlamento de Cataluña haya pasado del amor al despecho? Fundamentalmente, las previsiones de los grupos que promovieron el artefacto estatutario.
Tanto Zapatero como los partidos políticos catalanistas creían tener embridado al Tribunal Constitucional y, al parecer, el órgano les ha resultado más independiente de lo que esperaban. Y, ahora, horrorizados, observan cómo sus miembros no se han plegado sumisamente al dictado del Gobierno. Argüir como argumento de autoridad para deslegitimar al Tribunal Constitucional que ha habido cinco intentos fallidos de dictar la sentencia debiera abochornar a quien lo sustenta.

De todos es conocido que la Presidenta del Tribunal Constitucional ha evitado la votación de la ponencia con la esperanza de que alguno de los magistrados reticentes a proclamar la constitucionalidad del Estatuto desistiera de su postura contraria al mismo. Acéptenlo. Todas las presiones ejercidas por aquellos que impúdicamente han llegado a pedir al Gobierno que se inmiscuya y efectúe las manipulaciones necesarias para conseguir una sentencia favorable a la indemnidad del Estatuto han sido en balde.

El resultado previsible es que, por muy sentidas que sean las convicciones de algunos parlamentarios catalanes, en poco tiempo todos ellos van a ser inmersionados en un baño de realidad jurídica y constitucional del que deberán responder políticamente quienes ahora tratan de reventar las cuadernas del marco constitucional. Zapatero ha estafado con el «tocomocho» estatutario catalán.

Anunció, irresponsable, en el calor de un mitin, que «aceptaría el Estatuto que el Parlamento de Cataluña le presentara». Los diputados catalanes le tomaron, alentados, la palabra y le enviaron un disparate, de Autonomía de Cataluña ha sido puesta en entredicho desde el día de su aprobación.

La duda, a pesar de lo que pretenden hacer ver algunos, ha sido extensa y se ha concretado en siete recursos de inconstitucionalidad interpuestos por el Defensor del Pueblo, el Partido Popular y los Gobiernos de Aragón, Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares y La Rioja. Por su parte, el Gobierno de la Nación y el Gobierno y Parlamento de Cataluña han comparecido ante el Tribunal Constitucional para defender la posición contraria.

El órgano encargado de resolver esta controversia es el Tribunal Constitucional y así lo reconoció el propio Parlamento de Cataluña en un escrito presentado en 21 de noviembre de 2006 por el que se oponía a la recusación del magistrado Pablo Pérez Tremps, que pretendía el Grupo parlamentario popular.

En aquel escrito, los representantes del Parlamento de Cataluña proclamaban: «El Tribunal Constitucional es el intérprete máximo de la Constitución (…) que lo crea como único órgano con competencia para juzgar sobre la constitucionalidad de las leyes», para añadir a continuación que «la función del Tribunal Constitucional es garantizar la supremacía de la Constitución y defenderla de los otros poderes constituidos, a fin de que éstos no pretendan suplantar al constituyente».

Pero los tiempos cambian. Contradiciendo esta declaración, el último 28 de abril, los grupos de CiU, PSC, ICV-EUiA y de ERC de la Cámara catalana han aprobado una resolución, temeraria y estrambótica, en la que, tras apelar extemporáneamente a la legitimación de los órganos que en su día aprobaron el Estatuto, se suplanta al constituyente de manera insensata y se proclama, unilateralmente y arrogándose el papel de última instancia, la constitucionalidad de la norma.

Lo más grave de la resolución es que mancilla el Estado de Derecho al declarar que el Tribunal Constitucional es incompetente porque el Parlamento ha constatado (¿cómo?) que el órgano jurisdiccional «no está en condiciones de ejercer las tareas que constitucionalmente tiene asignadas». ¿Qué ha cambiado desde noviembre del 2006 a abril de 2010 para que el Parlamento de Cataluña haya pasado del amor al despecho? Fundamentalmente, las previsiones de los grupos que promovieron el artefacto estatutario.

Tanto Zapatero como los partidos políticos catalanistas creían tener embridado al Tribunal Constitucional y, al parecer, el órgano les ha resultado más independiente de lo que esperaban. Y, ahora, horrorizados, observan cómo sus miembros no se han plegado sumisamente al dictado del Gobierno. Argüir como argumento de autoridad para deslegitimar al Tribunal Constitucional que ha habido cinco intentos fallidos de dictar la sentencia debiera abochornar a quien lo sustenta.

Anunció, irresponsable, en el calor de un mitin, que «aceptaría el Estatuto que el Parlamento de Cataluña le presentara». Los diputados catalanes le tomaron, alentados, la palabra y le enviaron un disparate, envuelto en cantos y monsergas nacionalistas (¡Qué noche la de aquel 30 de septiembre de 2005!), que tuvo que ser parcialmente pulido por el cepillo de Caamaño, el actual Ministro de Justicia, y ahumado finalmente con aromas de Mas y Zapatero. Aún así, el documento final está tan repleto de espinas anticonstitucionales que es imposible tragárselo y tiene que ser podado, ahormado de forma precisa, por el Tribunal Constitucional, el único órgano legitimado para hacerlo. Por lo que sabemos por las filtraciones periodísticas, es más que probable que la sentencia declare que el concepto de nación es sólo atribuible a España y que la Constitución reserva a Cataluña la categoría de nacionalidad, que, en un marco de cooficialidad lingüística no cabe dar preferencia al catalán sino que se ha de asegurar la igualdad de las lenguas, que el Poder Judicial es único para toda España y que no debe
ser fragmentado, que el Defensor del Pueblo tiene competencia para examinar los excesos de todas las Administraciones, también las de Cataluña, y que es imprescindible perfilar mejor y de forma menos excluyente el régimen competencial.

Una innegable carga de profundidad a lo que han sido los ejes de la política identitaria y segregacionista del nacionalismo durante las últimas décadas.

La sentencia del Tribunal Constitucional no puede demorarse mucho más. Es oportuno reclamar de esta institución responsabilidad y celeridad (lo he venido defendiendo repetidamente desde el año 2007 en la Cámara catalana con el voto siempre contrario de los grupos que dan apoyo al tripartito y CiU). No es la hora del alarmismo, sino de la sensatez y del respeto a las formas y a las normas.

Mienten quienes afirman que una sentencia que acomode a la Constitución los artículos del Estatuto que la desbordan pondrá en peligro el autogobierno de Cataluña y sufren ilusiones ópticas quienes se auto engañan pensando que el tren de la independencia se acelerará con el ajuste constitucional.

José Domingo es diputado del Grupo Mixto en el Parlament de Cataluña
.

A VUELTAS CON LA CONCRECIÓN

"Lo que distingue a los hombres no es el programa, sino el método" (Unamuno)

Hace unos días, escribía sobre si UPyD podía ser el partido liberal español ( a semejanza del británico )a propósito de las declaraciones de nuestros dirigentes remarcando algunas coincidencias.

Después Rosa Diez a vuelto a recordar el concepto de la Tercera España. Hemos de tener en cuenta que guste o no, las llamadas dos Españas también son plurales en su diversidad y en su extremismo y que no coinciden los anarquistas con los socialistas o los nacionalistas católicos y los fascistas en su proyecto de España o del mundo.

Lo mismo ocurre entre los que "de siempre" hemos estado excluidos de esas dos Españas y por tanto añorábamos a esa Tercera España que pudiera incluirnos a los que, considero somos mayoría dentro de la soberanía del pueblo español, con nuestra propia diversidad y pluralidad.

Por eso he creído conveniente recordar un articulo que fue colgado por el amigo Félix en el blog de UPyD de Salou en Septiembre de 2009 ( antes del Congreso de UPyD )y que lleva por titulo "El liberalismo autentico". Creo que ayuda a reflexionar en términos políticos:

http://upydtgn.blogspot.com/2009/10/el-liberalismo-autentico.html

El liberalismo conservador y el socialismo liberal tienen algo -y a veces mucho- de contradicción en términos. Existe un componente antiliberal en ambas ideologías que es imposible disimular. No tienen, en síntesis, fe en el individuo ni están dispuestas a centrar en él la acción política básica. (A. Garrigues Walker)

jueves, 6 de mayo de 2010

EL P.S.C. Partido Soberanista de Cataluña




No es ningún descubrimiento; todos lo sabíamos que llegado el momento en que sus cargos y salarios peligrasen, los que se hacen pasar ante sus electores como "españolistas" en el PSC, venderían al PSOE, a sus hermanos y a quien hiciese falta, y se sumarian al corifeo catalanista iniciado por Maragall y ZP y seguido por imperiosa necesidad y "falta" de convicción de Montilla, Zaragoza, Ferrán, Iceta y un largo etc. de oportunistas de la política.

Esto es lo que han decidido los ayuntamientos de los "asimilados" alcaldes del PSC de Sabadell y de Mataró. Como todo converso, son más papistas que el Papa. http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=711065&idseccio_PK=1008&h=100506

Por otro lado que podían hacer, excepto defender los intereses de sus votantes y arriesgarse a no ser aceptados a la mesa de la excluyente "casa común". Tras ver lo que su Presidente, el soberanista Montilla hace y dice en su petición de ayuda a la "sociedad catalanista" de la "causa común" también conocida como la "cosa nostra".
http://estaticos.elmundo.es/documentos/2010/05/05/montilla.pdf

Este Montilla y su Generalidad se parece cada vez más a la de 1934. Hay que tener memoria histórica. ¿Porque Montilla no convoca a la ciudadanía a que le dé ese respaldo que solicita, en la calle?. ¿No será porque eso permitiría visualizar que ese 85 % del Parlamento catalán solo representa a la minoría de los catalanes?. Señor Montilla y su partido, convoque elecciones ya y vayanse; puede que lo que entre, sea "mas de lo mismo" pero al menos los ciudadanos habremos tenido la oportunidad de hablar y si es con la sentencia del TC sobre el Estatut, muchisimo mejor.

miércoles, 5 de mayo de 2010

INSTITUTO METROPOLITANO DEL TAXI

Hay ocasiones en que la justicia se produce tal y como muchos habíamos previsto. Los creyentes dicen que es la intervención divina, pero sea lo que sea, la verdad es que ocurre.

En mi condición de miembro electo del Consejo Ciudadano del Distrito de Sant Martí, recibí hace unos días la convocatoria del plenario del Distrito y en su orden del día estaba incluida una de esos actos de justicia; me estoy refiriendo a la destitución efectiva de Miguel Ángel Martín, consejero del PSC y autor del menosprecio a la periodista Mónica Terribas con su frase "está mal follada".

ORDRE DEL DIA

CONSELL PLENARI

Per indicació de l'Ilm. Sr. President del Consell del Districte de Sant Martí, em plau convocar-vos a la sessió ordinària del Consell Plenari, que tindrà lloc el proper dimecres dia cinc de maig de dos mil deu, a les dinou hores trenta minuts, a la seu del Districte, plaça de Valentí Almirall, 1, amb el següent ordre del dia:



DONAR COMPTE del decret de l’Alcaldia de data 1 de març de 2010, de nomenament del conseller senyor José Manuel López Mauriz, en substitució de la senyora Anna Isabel Doménech Martin, i del decret de l’Alcaldia de data 12 d’abril de 2010, de nomenament del conseller senyor Francesc Xavier Bañón i Fábregas, en substitució del senyor Miguel Angel Martín Pérez.

Este personaje, en su afán por hacer méritos en el seno del PSC, fue uno de los que nos acusaron a los miembros de Socialistas en Positivo de "ser unos fascistas" por criticar la política del PSC "en medios fascistas como ABC o El Mundo" y que dieron lugar a un expediente interno que resulto sobreseido por la Comisión de Garantía.

El concejal Francisco Narvaez, le premió su afán inquisitorial con la Gerencia del Instituto Metropolitano del Taxi, con unos importantes ingresos mensuales y de donde no ha sido destituido, a pesar de haber demostrado lo que muchos ya sabíamos: no tiene el perfil adecuado para desempeñar ningún cargo de responsabilidad y su único merito es el de ser un "informador" sin escrúpulos.

De esos y parecidos mimbres estan llenos los cargos políticos en la administración. Es urgente una regeneración ética y democrática de las estructuras politicas de España. Que Dios nos oiga, ámen.

lunes, 3 de mayo de 2010

UPYD ¿EL PARTIDO LIBERAL DEMOCRATA ESPAÑOL?


“Una cosa es lo que se dice y otra lo que se es en realidad (Engelberth Freites)

(Aviso: Desde la anterior entrada "Hablando Claro", este blog no se podrá leer en el enlace con la página de UPyD, por decisión de "Madrid", al considerar que se trataban temas políticos "internos" y que en consecuencia se ordena su exclusión).

Este fin de semana el diario El Mundo preguntaba a varios personajes políticos a propósito de la fuerza emergente del Partido Liberal Demócrata británico y de su reclamación política de reforma de un sistema electoral que como en España, prima el bipartidismo y por tanto concede representatividad exageradamente desigual a los votos ciudadanos.

Uno de los que opinan es el responsable de Acción Política y Programa de nuestro partido UPyD Martinez Gorriarán que entre otras cuestiones se pregunta si Rosa Diez es el "Nick Clegg español". http://www.upyd.es/index.jsp?seccion=5&noticia=38684

Creo que para formular esta pregunta sin que parezca oportunista, debemos analizar todo el contexto político que lo rodea y lo que formulamos desde UPyD para poder hacer tal comparación.

Yo quiero destacar que paralelamente a este articulo de El Mundo, se hace en el mismo diario una entrevista a Miriam Gonzalez, esposa del líder del Partido Lib-Dem britanico y que a la pregunta sobre las similitudes con la situación en España señala dos de gran trascendencia:
1.- Denuncia que es España existe un gran déficit de democracia interna en los partidos y
2.- Que ese déficit de democracia habría causado, que para que su marido hubiese podido aspirar a ser líder del partido "tendría que haber pisado las sedes del partido 10 o 15 años en vez de hacer política en la calle, cerca de los ciudadanos".

Yo añado una nueva pregunta ¿es UPyD el PLD británico? ¿somos un partido liberal democrático? Creo que necesitamos definir aun muchos perfiles ideológicos y su aplicación en la praxis interna y externa del partido para poder hacer estas comparaciones y sobre todo tener mucha mas representatividad ciudadana para pretender incluido en UPyD todo el espectro que identifica al liberalismo.