jueves, 18 de febrero de 2010

ZP DEPENDIENTE DE LOS NACIONALISTAS

Hace pocos días el Sr. Durán Lleida durante el transcurso de una reunión con el Ministro de Educación a propósito del simulacro de pacto de estado sobre la ley de educación, le dejó bien claro al gobierno el “espíritu constructivo” de CiU. El gobierno de España solo tendrá el respaldo si renuncia a implantar la presencia del español en todo el sistema educativo nacional.

Ayer en el Congreso de España ZP saluda y acoge estos chantajes alabando el “trabajo constructivo” y “que siempre ha sido palanca”, se supone en la que el se apoya y le anuncia el pago por su apoyo con la revisión del sistema financiero.

Reconoce ZP que buena parte del gasto está en manos de las CC.AA. y ayuntamientos y que el 80 % de los funcionarios dependen de estas administraciones, en una confesión de parte de su incapacidad como gobierno para controlar dicho gasto.

Es lógico que nuestra diputada le indique que el gobierno y con él España tienen una grave “crisis política” por qué el gobierno ha perdido su capacidad política e institucional para gobernar.

Como afirma Rosa Diez lo que España necesita es un pacto de estado para abordar su reforma, de carácter urgente y a ser posible con actores políticos que lo tengan más claro. Los españoles nos jugamos mucho, el ser o no ser, en esa necesidad.

miércoles, 17 de febrero de 2010

QUIERO SER COMO UN FRANCÉS

Hace unos días en el programa de TVE 2 en Cataluña “59 segons” el Sr. Artur Mas cometía un desliz en su respuesta a los periodistas, respecto a su discurso catalanista. Preguntado sobre la obligatoriedad de los comerciantes de rotular en catalán su respuesta fue: “A alguien se le ocurre que en Francia se permitiera no rotular los comercios en francés”. Francia que tiene más lenguas regionales que España, sería inconcebible, pero no así para España.

Esto nos pasa, porque entre otras circunstancias, los franceses hicieron una revolución que continúan defendiendo en sus valores fundamentales y España, aunque las hizo también, no triunfaron y sus valores y principios no han sido asumidos por los ciudadanos españoles que, en buena parte, siguen enajenados por el cacique local, por el campanario o por ambos a la vez.

En Francia las leyes se hacen respetando el consenso general en torno a los “valores de la Republica” y así, en nombre de esos valores se prohíbe el uso del hiyab, el pañuelo que usan algunas mujeres musulmanas, en las escuelas públicas. No se permite la “exhibición ostentosa” de simbolismo religioso o recientemente la utilización de la burka por las mujeres.

Desde los comunistas hasta los conservadores respaldaron la medida, excepto el “buenismo” de los socialistas que afirman que la legislación no es la mejor manera de imponer los “valores de la Republica”. Si vemos lo hecho por la alcaldesa socialista de Cunit con el respaldo de su partido para obtener los votos musulmanes en las municipales, entenderemos la ausencia de principios por los que se rigen algunos en España.

LAS DOS "ALMAS" DEL SOCIALISMO EN CATALUÑA

El miércoles 10 de Febrero el periódico ABC http://www.abc.es/20100210/catalunya-catalunya/corrupcion-paro-desafeccion-20100210.html publicó un articulo que parece haber sido tenido en cuenta en la sede del PSC, ya que desde entonces ha habido referencias a las "almas" de ese partido (Montilla, Obiols, etc.).

Montilla ha afirmado una perogrullada:"el PSC tiene tantas almas como afiliados" pero eso no invalida la realidad del origen fundacional del PSC-PSOE, entre unos sectores de la burguesía liberal catalanista (PSC) con sectores de obreros socialistas de la emigración (PSOE)a la que se impusieron desde el principio en el control del poder.

Raimón Obiols desde la editorial de su boletín Nou Cicle, nos asegura que "no hay un "ala catalanista" del PSC contrapuesta a otra que supuestamente no lo sería y que esta taxonomía es doblemente incorrecta: es falsa y es irrespetuosa". No puede aceptar el Sr.Obiols desde su catalanismo de "causa común" que el "hecho diferencial" que defiende el catalanismo, es antagónico con los postulados socialistas y ofensivo e irrespetuoso con los otros catalanes que no aceptan, que para ser catalán se tenga que ser "catalanista".

Añade la editorial dos reflexiones que confirman la visión exclusiva y exclusivista de Cataluña que tienen los "eruditos" del catalanismo: mantienen como un problema eterno el "encaje de Cataluña en España" (versión catalana del "conflicto vasco") y después la vocación totalitaria de imposición ideológica (visión catalana del mundo) cuando afirma que la mayor fuerza de Cataluña es "la unidad civil del pueblo catalán". No especifica si en ese concepto de pueblo catalán incluye solo a los "autóctonos" que menciona, o también a los "inmigrantes", "con coagulos persistentes de identidades comunitarias, aisladas y confrontadas" que tanto ha fomentado y utilizado el PSC y sus casas regionales, con el insigne José María Sala a la cabeza.

La percepción de esta nueva realidad por las nuevas generaciones de catalanes ha descolocado el discurso del llamado "catalanismo progresista" y esta obligando al PSC a renovar su discurso. Creo que llega tarde, puesto que las nuevas generaciones de ciudadanos se están librando de complejos.