miércoles, 17 de febrero de 2010

QUIERO SER COMO UN FRANCÉS

Hace unos días en el programa de TVE 2 en Cataluña “59 segons” el Sr. Artur Mas cometía un desliz en su respuesta a los periodistas, respecto a su discurso catalanista. Preguntado sobre la obligatoriedad de los comerciantes de rotular en catalán su respuesta fue: “A alguien se le ocurre que en Francia se permitiera no rotular los comercios en francés”. Francia que tiene más lenguas regionales que España, sería inconcebible, pero no así para España.

Esto nos pasa, porque entre otras circunstancias, los franceses hicieron una revolución que continúan defendiendo en sus valores fundamentales y España, aunque las hizo también, no triunfaron y sus valores y principios no han sido asumidos por los ciudadanos españoles que, en buena parte, siguen enajenados por el cacique local, por el campanario o por ambos a la vez.

En Francia las leyes se hacen respetando el consenso general en torno a los “valores de la Republica” y así, en nombre de esos valores se prohíbe el uso del hiyab, el pañuelo que usan algunas mujeres musulmanas, en las escuelas públicas. No se permite la “exhibición ostentosa” de simbolismo religioso o recientemente la utilización de la burka por las mujeres.

Desde los comunistas hasta los conservadores respaldaron la medida, excepto el “buenismo” de los socialistas que afirman que la legislación no es la mejor manera de imponer los “valores de la Republica”. Si vemos lo hecho por la alcaldesa socialista de Cunit con el respaldo de su partido para obtener los votos musulmanes en las municipales, entenderemos la ausencia de principios por los que se rigen algunos en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario